Vitaminas y Minerales para Niños

Guía Completa de Vitaminas y Minerales para Niños

En estos días, parece haber una vitamina o un suplemento para casi todo. Encontramos para mejorar la memoria o fortalecer el sistema inmunológico hasta optimizar el rendimiento escolar y aumentar la energía, los padres de familia son bombardeados con información sobre cómo sus hijos se beneficiarán de diferentes tipos de suplementos. Pero, ¿son realmente buenos los suplementos de vitaminas y minerales para los niños?

Aquí tenemos una guia con todo lo que necesita saber sobre las vitaminas y los minerales: cuándo se necesita la suplementación, cuándo no. Le brindamos información de primera mano sobre el confuso mundo de la suplementación, especialmente en lo que se refiere a los niños.

Lo que necesita saber sobre los suplementos

Según algunos informes, se gastan casi $2 mil millones al año en suplementos de vitaminas y minerales para niños solo en los Estados Unidos.  Sin embargo, tanto los investigadores como los profesionales médicos indican que los padres pueden estar dando a sus hijos suplementos que tal vez no necesiten.

Un estudio de 10,000 niños entre las edades de 2 y 17 años encontró que un tercio de ellos tomó un suplemento vitamínico o mineral en el último mes y que los niños que no necesitaban los suplementos probablemente eran los que los tomaban. 

Estos niños gozaban de buena salud, tenían estilos de vida activos y tenían acceso a alimentos nutritivos y atención médica. Mientras tanto, aquellos que podrían haberse beneficiado de la suplementación, como aquellos sin acceso a alimentos nutritivos o atención médica, no estaban tomando suplementos. 

¿Todos los niños deben tomar vitaminas?

Los niños que son saludables, activos, comen una variedad de alimentos y visitan a un profesional de la salud de manera constante probablemente no necesiten tomar suplementos vitamínicos o minerales a menos que se lo recomiende su médico.

Comer una dieta sana, equilibrada y variada de todos los grupos de alimentos es la forma ideal de obtener todas las vitaminas y minerales que son esenciales para el funcionamiento diario.

Además, las grandes dosis de vitaminas o megavitaminas pueden ser peligrosas. Tomar demasiado puede poner a los niños en riesgo de sufrir náuseas, vómitos, dolor abdominal, problemas hepáticos y anomalías nerviosas. 

El mejor enfoque para garantizar que sus hijos obtengan las vitaminas y los minerales que necesitan es ofrecerles una variedad de alimentos nutritivos y darles un buen ejemplo a seguir. Lo ideal es que su dieta incluya frutas, verduras, cereales integrales, alimentos ricos en proteínas como nueces, tofu, aves, pescado y huevos, legumbres como frijoles y lentejas, y lácteos o alternativas lácteas.

Permitir que su hijo elija opciones saludables e incluso hacer que los niños ayuden a crecer y preparar comidas saludables son formas excelentes de que los niños coman lo suficiente para obtener las vitaminas y los minerales necesarios a diario.

Dicho esto, hay momentos en los que un profesional de la salud puede recomendar tomar vitaminas y minerales.

¿Cuándo necesitan suplementos los niños?

vitaminas y minerals para niños

Aunque generalmente se recomienda que los niños obtengan la mayor parte de sus vitaminas y minerales de los alimentos que comen, hay ocasiones en las que se recomiendan suplementos.

Por ejemplo, los bebés reciben vitamina K cuando nacen y los que son amamantados exclusivamente toman 400 UI de vitamina D desde los primeros días de vida.

Además, los niños que tienen bajo peso, problemas de crecimiento, dietas restringidas debido a alergias alimentarias o enfermedad celíaca, o que tienen otras enfermedades o condiciones médicas que los ponen en riesgo de una deficiencia, pueden ser alentados a complementar con vitaminas o minerales.

La incapacidad para absorber nutrientes puede provocar deficiencias de nutrientes y puede requerir suplementos.

La enfermedad celíaca es una reacción inmunológica hereditaria al consumo de gluten y, si no se controla, puede provocar una mala absorción de algunos nutrientes esenciales como el hierro y las vitaminas B

La clave es resistir la tentación de darle suplementos a su hijo hasta que discuta sus inquietudes con un pediatra o dietista registrado.

Pueden realizar un examen físico y un análisis de la dieta, así como análisis de sangre para determinar si a su hijo le faltan vitaminas y minerales esenciales.

Te podría interesar: 7 Mejores Vitaminas y Minerales para Niños

Las vitaminas y minerales para niños más importantes

Todas las vitaminas y los minerales son importantes para el crecimiento y el desarrollo, pero algunos son especialmente importantes para los niños y los adolescentes. Aquí hay una mirada más cercana a algunas de las vitaminas y minerales que necesita su hijo en crecimiento.

Hierro

El hierro es un mineral esencial para los niños, especialmente durante los períodos de crecimiento acelerado. El hierro no solo contribuye a la producción de sangre y la construcción de músculos, sino que también les da energía a los niños.  Pero la mayoría de los niños no obtienen suficiente hierro en sus dietas

El hierro es probablemente el suplemento más recetado. 

Otra razón de [esta deficiencia] es que beben demasiada leche de vaca, lo que puede causar anemia, Obtener más de la cantidad recomendada puede causar pérdida de sangre microquística en el intestino.

Debido a que la deficiencia de hierro es extremadamente común en los niños pequeños, los pediatras a menudo verifican los niveles de hierro entre las edades de 1 y 2 años. Por lo general, esta prueba es un simple pinchazo en el dedo que se realiza en el consultorio durante una visita de rutina. La deficiencia de hierro también puede ocurrir en niñas jóvenes que comienzan a menstruar pero no obtienen suficiente hierro en sus dietas.

Los niños de 1 a 3 años requieren 7 miligramos de hierro y los niños de 4 a 8 años requieren 10 miligramos. Una forma de asegurarse de que sus hijos obtengan suficiente hierro es incluir fuentes de hierro hemo: esta es la forma de hierro más absorbible que se encuentra en la carne, las aves y el pescado.

Si su hijo elige no comer alimentos ricos en hierro, es posible que deba hablar con su proveedor de atención médica sobre la suplementación. Sin embargo, la Dra. Gudelia advierte contra la compra de un suplemento de hierro por su cuenta.

“No solo el exceso de hierro puede volverse tóxico, sino que a veces los padres no les dan el suplemento a sus hijos de manera adecuada”, dice ella. “Es mejor tomar hierro con vitamina C porque eso ayuda con la absorción, por lo que los padres pueden darles a sus hijos una naranja o un vaso de jugo de naranja cuando toman su suplemento de hierro”.

Mientras tanto, debe tratar de evitar que su hijo coma una comida grasosa o productos lácteos una hora antes de tomar el hierro y 2 horas después de tomar un suplemento de hierro, dice el Dr. Mills. Estas cosas pueden afectar la absorción de hierro.

“A veces, a los padres les resulta difícil hacer que sus hijos tomen hierro porque no les satisface y no es apetecible”, dice ella. “Podemos ayudarlos a encontrar formas de ocultarlo, como agregarlo al jarabe de chocolate”.

Calcio

Cuando se trata del desarrollo y mantenimiento de huesos y dientes sanos, el calcio es un nutriente de suma importancia. Sin embargo, la AAP indica que la mayoría de los niños en los EE. UU. no obtienen suficiente calcio en sus dietas. 

El consumo de cantidades inadecuadas de leche durante la infancia puede afectar el crecimiento y el desarrollo, así como provocar huesos frágiles, porosos y débiles que, en última instancia, podrían provocar osteoporosis más adelante en la vida. 

“Basado en las Ingestas Dietéticas Recomendadas (RDA), los niños de 1 a 3 años requieren 700 miligramos de calcio por día, y los niños de 4 a 8 años requieren 1000 miligramos”, dice Gudelia. “La leche, el queso, el yogur y el tofu estabilizado con calcio son excelentes fuentes de calcio. Los productos fortificados con calcio, como la leche de soya, el jugo de naranja y los cereales listos para comer, también son buenas alternativas”.

Para asegurarse de que su hijo obtenga suficiente calcio, intente consumir de dos a tres porciones diarias de alimentos ricos en calcio, dice.

 Por qué se recomienda beber leche para los niños y qué leche es la mejor

Vitamina D

Debido al aumento del tiempo de pantalla, el uso de protector solar y la falta de tiempo al aire libre, la mayoría de la población mundial. muestra signos de deficiencia de vitamina D. Además, si su niño o adolescente no está bebiendo leche o leche no láctea fortificada con vitamina D o tiene fibrosis quística, podría tener deficiencia de vitamina D. 

Definitivamente vale la pena hablar con un proveedor de atención médica sobre la necesidad de vitamina D, especialmente porque la vitamina D controla la absorción de calcio y ayuda en el desarrollo de huesos y dientes.  Muchas veces, es suficiente tomar un multivitamínico con cantidades adecuadas de vitamina D (400 UI para bebés y niños y 600 UI para adolescentes). 

Sin embargo, tenga en cuenta que la vitamina D es una vitamina soluble en grasa y se acumula en el sistema, a diferencia de las vitaminas solubles en agua. Por lo tanto, dar suplementos de vitamina D a los niños solo debe hacerse con la supervisión de un proveedor de atención médica debido al riesgo de toxicidad, dice el Dr. Mills.

vitamina A

En general, la vitamina A es importante para el crecimiento y promueve la salud de la piel y los ojos. También afecta la inmunidad, así como la reparación de tejidos y huesos. Buenas fuentes de vitamina A incluyen verduras amarillas y anaranjadas como el melón, las zanahorias y las batatas, las verduras de hojas verdes como la col rizada, las coles y las espinacas, así como la leche, el queso y los huevos fortificados. 

Vitaminas B

Cuando se trata de vitaminas B, hay muchas diferentes. Incluyen B1, B2, B6, B12, niacina, ácido fólico, biotina y ácido pantoténico. Las vitaminas B ayudan con la producción de glóbulos rojos, que transportan oxígeno por todo el cuerpo y, en última instancia, le dan energía a su hijo.  Estas vitaminas también son importantes para el crecimiento normal y ayudan con el metabolismo. 

Los niños que siguen dietas veganas o vegetarianas o que no les gusta comer carne pueden carecer de algunas vitaminas B. Hable con un proveedor de atención médica sobre la suplementación con vitaminas B, particularmente B12, ya que solo se encuentra en alimentos de origen animal.

“Algunas dietas vegetarianas y dietas veganas que no se planifican y siguen cuidadosamente pueden provocar deficiencias de vitaminas o minerales”, dice Gudelia.

Vitamina C

Como herramienta del cuerpo para sanar y combatir infecciones, la vitamina C también fortalece los tejidos, los músculos y la piel. La vitamina C también ayuda a los niños a absorber el hierro y mantiene en buen estado los tejidos, los huesos y los vasos sanguíneos del cuerpo. Las frutas cítricas, las fresas, los tomates, las papas, las coles de Bruselas, los pimientos rojos dulces, las espinacas y el brócoli son buenas fuentes de vitamina C.

Seguridad y Precauciones

Cuando se trata de comprar vitaminas y minerales sin receta, es importante recordar que estos productos no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). En consecuencia, a pesar de que estos productos están disponibles en casi cualquier tienda en todo el país, no debe comprarlos sin consultar primero a un proveedor de atención médica.

De hecho, puede ser peligroso tratar de auto-recetar vitaminas y minerales para sus hijos. Algunas vitaminas y minerales pueden ser tóxicos para los niños en grandes cantidades, particularmente el hierro y la vitamina D, dice ella.

Además, también existe el riesgo de una sobredosis de vitaminas y minerales. Mantenga las vitaminas y los minerales almacenados en un lugar seguro fuera del alcance de los niños pequeños. Los niños, especialmente los niños pequeños, ven las gomitas de vitaminas como equivalentes a dulces o masticables de frutas, así que asegúrese de enfatizar que estos son medicamentos y no deben tomarse sin permiso.

Según la ADA, miles de niños son llevados a la sala de emergencias cada año después de tomar una vitamina o un mineral sin supervisión, especialmente porque no se requiere que estas botellas tengan tapas a prueba de niños. 

Un estudio de caso informó sobre la toxicidad de la vitamina D en un niño que tomó demasiado suplemento. Y otro estudio citó tres casos de toxicidad de vitamina A en niños debido al consumo excesivo de vitaminas similares a dulces. 

En cuanto a la selección del suplemento vitamínico adecuado para su hijo, hable con un proveedor de atención médica sobre qué buscar y qué cantidades de cada vitamina o mineral se necesitan. En general, las vitaminas masticables suelen ser apropiadas para niños mayores de 3 años siempre que tengan la capacidad de masticar alimentos duros. 3 Y, en algunos casos, un proveedor de atención médica puede recetar una forma líquida de ciertas vitaminas y minerales.

Conclusión

Todos los padres quieren asegurarse de que sus hijos obtengan las vitaminas y los minerales que necesitan. Pero antes de comprar una botella en su supermercado o farmacia local, hable con un proveedor de atención médica sobre las necesidades particulares de su hijo. Pueden ofrecer orientación y asistencia sobre qué comprar para su hijo y cuánto necesita.

También es importante mantenerse al día con las visitas de atención médica de su hijo para que la salud y el bienestar de su hijo puedan ser monitoreados. De esta manera, el proveedor de atención médica puede ajustar las dosis según sea necesario o incluso avisarle cuando ya no se necesiten suplementos.

Similar Posts